Sentado en el sillín, la pierna debe estar prácticamente extendida en el punto más bajo del movimiento de pedaleo, manteniendo la rodilla ligeramente flexionada.

El manillar debe estar un poco más alto que el sillín. Gracias a la perilla de ajuste, muy fácil de usar, incluso en el agua, puedes finalizar el ajuste del sillín y del manillar según tus sensaciones.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!